Hamburguesa "Julio Verne"

¡¡Esto sí que es magma!!      

     Las vacaciones se han acabado. Septiembre ya está aquí (si me descuido nos metemos en octubre) y volvemos con las pilas cargadas y llenos de recetas. Este año nos traerá muchas sorpresas y de verdad de verdad que voy a escribir muchos más post que el pasado. I promise!!

     Y como eso de elegir el nombre de la receta me pone un poco romántico, torcuálido y filosófico, no he podido ponerle otro nombre a esta hamburguesa que "Julio Verne" por su "Viaje al centro de La Tierra". Y es que ese queso fundido dentro de la carne y la yema del huevo chorreando por los lados; no me recordaban a otra cosa más que el magma terrestre. ¡¡Pero en delicioso!!

     Pues venga, vamos al lío, que luego queda un post larguísimo.

DIFICULTAD:

Apto para cualquier melónido que se precie.

INGREDIENTES:

  • Carne picada. Como siempre, recomiendo mezcla de vacuno y cerdo, pero usa la que más te convenga.
  • Un cuarto de cebolleta o cebolla. Puedes usar si quieres mermelada salada de cebolla
  • Un par de tiras de bacon.
  • Queso tipo gouda o emmental. No digo lo de NO USAR TRANCHETES, porque vosotros ya sois alumnos aventajados.
  • Un huevo
  • Pan de hamburguesa. Te recomiendo que uses pan pan y no el que es tipo bollo. El crujiente mejora el resultado sin lugar a dudas.
  • Algo de ketchup y mostaza
  • Aceite de oliva, sal y pimienta.

PREPARACIÓN:
  • Para empezar, corta la cebolleta en juliana -en tiritas de toda la vida. Vaya.- y ponla en una sartén a fuego medio y deja que se vaya pochando y reduciendo de tamaño.
  • Ponla la carne picada en un bol y sazónala a tu gusto. Haz una pelota con ella del tamaño de tu hamburguesa -el tamaño va a depender de los animal que seas- y divídela por la mitad. Aplana ambas partes y mete media loncha de queso entre ellas. Apriétalas y vuelve a formar la hamburguesa.
  • Úntala con un poco de aceite de oliva y ponla en una sartén a fuego medio para que por dentro esté en su punto y el queso se llegue a fundir. Cuando le hayas dado la vuelta a la hamburguesa, ponle una loncha de queso encima y pon la tapa de la sartén para que así el queso de arriba se funda por calor indirecto. Este detalle es de ser un campeón.
  • Haz el bacon en una sartén, también a fuego bajo para que quede crujiente y déjalo reposar encima de un papel de cocina para que suelte toda la grasa que le sobra.
  • Tuesta el pan.
  • Fríe el huevo.
  • Y monta la hamburguesa. Pan, cebolleta, carne con el queso, bacon, huevo y chorrete de la salsa que prefieras. Acompáñalo, ya que te pones fino, con patatas fritas o nachos y guacamole. ¡¡Te encantará!!

     En realidad la receta era una excusa para enseñaros el truco del queso a modo de magma supremo (como decía Robin Food). Pruébala con la variante de hamburguesa que quieras y más te guste. Pero sé un poco morrofino y cúrratelo, que aunque sea una simple hamburguesa, puede convertirse en un bocado de dioses si lo haces.

     ¡¡Y a cocinar, filibusteros, que el mundo se va a acabar!! -¡Cómo echaba de menos decir esto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario