Guacamole


     Si el guacamole es una de las salsas más ricas que existe, pues se dice y no pasa nada. Además no es un acompañamiento para dippear que resulte especialmente barato, así que hoy os vamos a enseñar cómo prepararlo.

    Lo primero que deber tener en cuenta (y casi lo único) es elegir un buen aguacate. Deben ser aguacates que estén maduros (blanditos, para los dummies). Y dicho esto, no tiene más complejidad


DIFICULTAD:

Saber usar un tenedor para machacar el aguacate. A los que les cueste, que se aparten a un lado; mejor que esta gente no entre en una cocina.


INGREDIENTES:
  • Dos aguacates maduros
  • Media cebolleta. Es eso que se parece a una cebolla blanca pero con tallos verdes. Si aun así te cuesta, usa media cebolla
  • Medio diente de ajo
  • Un chorretón de salsa Tabasco
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Unas hojas de cilantro fresco si es que quieres quedar como un rey
  • Aceite de oliva y sal

PREPARACIÓN:

Si lo prefieres puedes usar un poco de chile en vez de la salsa tabasca. Yo es la que uso por comodidad y porque siempre tengo en el armario.
  1. Corta los aguacates por la mitad, quítale el hueso y separa la piel de los aguacates con ayuda de una cuchara. Ponle un buen chorretón del zumo de limón para que no se pongan negros
  2. Corta lo más finito que puedas la media cebolleta y el medio ajo. Si te has animado a comprar el cilantro, pon una hojitas y pícalas también muy finito.
  3. Ponlo todo en un plato hondo, añade un chorro de Tabasco para darle "alegría" y con ayuda de un tenedor mezcla y machaca todos los ingredientes. Ponle un poco de aceite y sal al gusto.

     Como podéis ver es una receta que se tarda un minuto en hacer y que es mucho más rica y sobretodo más barata que el guacamole que te vende por ahí en botes.

     Y ale, a disfrutar acompañándolo de unos nachos, o doritos, o patatas fritas o lo que dé la gana. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada